Al menos 9 muertos mientras se propagan las protestas en Irán por la muerte de una mujer

DUBAI, Emiratos Árabes Unidos — Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad iraníes y los manifestantes enojados por la muerte de una mujer de 22 años bajo custodia policial han matado al menos a nueve personas desde que estalló la violencia durante el fin de semana, según un recuento realizado el jueves por The Associated. Prensa.

El alcance de los disturbios en curso en Irán, los peores en varios años, aún no está claro, ya que los manifestantes en más de una docena de ciudades, que expresan su ira por la represión social y las crecientes crisis del país, continúan enfrentándose a fuerzas de seguridad y paramilitares.

Para evitar que se propaguen las protestas, el operador de telecomunicaciones más grande de Irán volvió a cerrar en gran medida el acceso a Internet móvil el jueves, dijo Netblocks, un grupo que monitorea el acceso a Internet, y describió las restricciones como las más severas desde 2019.

Un presentador de la televisión estatal de Irán sugirió que el número de muertos por las protestas masivas podría llegar a 17 el jueves, pero no dijo cómo llegó a esa cifra.

En un país donde las estaciones de radio y televisión ya están controladas por el Estado y los periodistas enfrentan regularmente la amenaza de arresto, la Guardia Revolucionaria paramilitar instó al poder judicial el jueves a procesar a “cualquiera que difunda noticias falsas y rumores” en las redes sociales sobre los disturbios. Las interrupciones generalizadas de Instagram y WhatsApp, que son utilizadas por los manifestantes, también continuaron el jueves.

WhatsApp tuiteó que estaba “trabajando para mantener conectados a nuestros amigos iraníes y hará todo lo que esté a su alcance técnico para mantener nuestro servicio en funcionamiento”.

Las manifestaciones en Irán comenzaron como una efusión emocional por la muerte de Mahsa Amini, una joven detenida por la policía moral del país por presuntamente violar su estricto código de vestimenta. Su muerte ha provocado una fuerte condena de los Estados Unidos, la Unión Europea y las Naciones Unidas.

El gobierno de EE. UU. impuso sanciones a la policía moral y a los líderes de otras agencias de seguridad iraníes, diciendo que “rutinariamente emplean la violencia para reprimir a los manifestantes pacíficos”.

La policía iraní dice que Amini murió de un ataque al corazón y no fue maltratada, pero su familia ha puesto en duda ese punto. Expertos independientes afiliados a la ONU dijeron el jueves que los informes sugerían que la policía moral la golpeó severamente, sin ofrecer pruebas.

En Nueva York, al margen de la Asamblea General de la ONU, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, dijo que la muerte debe ser investigada “firmemente”. Pero también le dio la vuelta al país que estaba visitando para la Asamblea General de la ONU.

“¿Qué pasa con la muerte de estadounidenses a manos de las fuerzas del orden de EE. UU.”? Raisi preguntó por la nación rival de su país. Pidió el “mismo estándar” en todo el mundo al tratar con tales muertes a manos de las autoridades y lamentó lo que dijo que eran “dobles estándares” en Occidente.

Sobre la muerte de Amini, dijo que las autoridades estaban haciendo lo que tenían que hacer. “Ciertamente debe ser investigado”, dijo. “Me comuniqué con su familia en la primera oportunidad y les aseguré que continuaríamos investigando ese incidente. … Nuestra mayor preocupación es la salvaguardia de los derechos de todos los ciudadanos”.

Niloufar Hamedi, un periodista que tomó fotografías en el hospital después de la muerte de Amini, fue arrestado en Irán el jueves, según el abogado del reportero, Mohammadali Kamfirouzi. Dijo que allanaron su casa. No hubo comentarios oficiales.

Las protestas se han convertido en los últimos cinco días en un desafío abierto al gobierno, con mujeres quitándose y quemando sus velos obligatorios por el estado en las calles e iraníes pidiendo la caída de la propia República Islámica.

“¡Muerte al dictador!” ha sido un grito común en las protestas.

Son las manifestaciones más graves desde 2019, cuando estallaron las protestas por un alza del gobierno en el precio de la gasolina. Los grupos de derechos humanos dicen que cientos de personas murieron en la represión que siguió, la violencia más mortífera desde la Revolución Islámica de 1979.

Las últimas protestas están igualmente generalizadas, pero parecen tener un apoyo mucho más amplio entre la población, con iraníes de todos los ámbitos de la vida expresando furia por la muerte de Amini y el trato que el gobierno da a las mujeres.

Los medios de comunicación estatales de Irán informaron esta semana de manifestaciones en al menos 13 ciudades, incluida la capital, Teherán. Los videos en línea muestran a las fuerzas de seguridad disparando gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a cientos de manifestantes. Amnistía Internacional, con sede en Londres, informó que los agentes también dispararon perdigones y golpearon a los manifestantes con porras.

Las imágenes en las redes sociales de la ciudad norteña de Tabriz muestran a un joven presuntamente baleado por las fuerzas de seguridad desangrándose en la calle mientras los manifestantes gritan pidiendo ayuda.

Otro video mostraba a un policía disparando una escopeta a un manifestante que estaba derribando una valla publicitaria progubernamental en la provincia de Khorasan del Norte. No está claro si resultó herido.

En otro video, se puede ver a los manifestantes incendiando una enorme valla publicitaria que muestra a Qassem Soleimani, el principal general de Irán que murió en un ataque aéreo estadounidense, en su ciudad natal de Kerman. Soleimani tiene un estatus icónico entre los partidarios del gobierno.

Al menos nueve personas han muerto en los enfrentamientos, según un recuento de AP basado en declaraciones de medios estatales y semioficiales de Irán. En un comunicado el jueves, la Guardia culpó de los disturbios a los “enemigos de Irán”.

En la provincia natal de Amini, Kurdistán, el jefe de policía provincial dijo que cuatro manifestantes fueron asesinados a tiros. En Kermanshah, el fiscal dijo que dos manifestantes murieron e insistió en que las fuerzas de seguridad de Irán no dispararon las balas.

Tres hombres afiliados al Basij, una fuerza voluntaria bajo la Guardia, murieron en enfrentamientos en las ciudades de Shiraz, Tabriz y Mashhad, informaron medios semioficiales, lo que elevó el número de muertos reconocido por los funcionarios a al menos nueve en ambos lados.

En la provincia norteña de Mazandaran, multitudes enfurecidas dañaron o incendiaron más de 40 propiedades gubernamentales e hirieron a 76 agentes de seguridad, dijo Rouhollah Solgi, vicegobernador.

Irán ha lidiado con oleadas de protestas en el pasado reciente, principalmente por una crisis económica de larga duración exacerbada por las sanciones occidentales vinculadas a su programa nuclear. Los ciudadanos también culpan a la corrupción y la mala gestión del gobierno.

La administración Biden y los aliados europeos han estado trabajando para revivir el acuerdo nuclear con Irán de 2015, en el que Irán restringió sus actividades nucleares a cambio de un alivio de las sanciones, pero las conversaciones han estado estancadas durante meses.

Desde Nueva York, donde Raisi subió al escenario el miércoles en la Asamblea General de la ONU, la principal presentadora internacional de CNN, Christiane Amanpour, dijo que había planeado confrontar a Raisi sobre las protestas en lo que sería su primera entrevista en Estados Unidos.

Pero Amanpour escribió en Twitter que Raisi no se presentó. Un asistente le dijo que el presidente se negaba a participar a menos que usara un pañuelo en la cabeza, dada la “situación en Irán”. El gobierno iraní no ha comentado sobre el incidente.

“No podría estar de acuerdo con esta condición inesperada y sin precedentes”, escribió el presentador británico-iraní junto a una foto de la silla vacía de Raisi.