Alemania abandona el tratado energético, dice que obstaculiza los objetivos climáticos


Alemania decidió formalmente abandonar un acuerdo energético internacional que las empresas de combustibles fósiles habían utilizado para oponerse a las medidas contra el cambio climático, dijo el miércoles el ministro de energía del país.

La medida sigue a decisiones similares de Italia, Francia, España y otros países europeos de abandonar el Tratado sobre la Carta de la Energía de 1998, que incluye disposiciones diseñadas para proteger las inversiones extranjeras en el sector energético de un país.

“Es cierto que el Tratado sobre la Carta de la Energía está diseñado y actúa en contra del acuerdo (climático) de París”, dijo el ministro de Economía alemán, Robert Habeck, citando casos presentados por empresas de servicios públicos alemanas contra la decisión del gobierno holandés de poner fin a la quema de carbón.

Habeck, miembro del partido ecologista Verde, respaldó los llamados de los activistas climáticos para que la Unión Europea en su conjunto se retire del pacto.

Un tribunal holandés dictaminó el miércoles que las empresas energéticas alemanas RWE y Uniper no pueden recibir miles de millones de euros (dólares) en compensación por la pérdida de ganancias debido a la prohibición de las centrales eléctricas de carbón en los Países Bajos a partir de 2030.

Dado que el Tratado de la Carta de la Energía continúa aplicándose durante 20 años después de que los países se retiren, las dos empresas pueden tener derecho a una compensación en virtud de un proceso de arbitraje internacional que debe concluir el próximo año.