Algunas buenas noticias climáticas y un nuevo y revolucionario diseño de chip


Cuando se trata del clima, el panorama puede parecer sombrío.

Se estima que las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático alcanzarán nuevos máximos en 2022. Mientras tanto, los desastres climáticos, desde olas de calor récord en China y Europa hasta inundaciones devastadoras en Pakistán, parecen estar golpeando a un ritmo vertiginoso.

Pero una mirada cercana a los datos globales muestra que hay algunos puntos brillantes de buenas noticias y mucho progreso potencial por delante. Las fuentes renovables constituyen una fracción creciente del suministro de energía y cada año son más baratas. Los países también están estableciendo nuevos objetivos para la reducción de emisiones, y las inversiones públicas sin precedentes podrían desbloquear más avances tecnológicos.

Entonces, a pesar de lo que puede parecer un aluvión de malas noticias, hay al menos algunas razones para tener esperanza. Lea la historia completa.

—Casey Crownhart

Estas sencillas reglas de diseño podrían poner patas arriba a la industria de los chips

Desde que se inventó la computadora, los humanos han ideado muchos lenguajes de programación para ordenarles que cumplan nuestras órdenes. Para que un chip ejecute su código, el software debe traducirlo en instrucciones que un chip pueda usar. Entonces, los ingenieros designan secuencias binarias específicas para incitar al hardware a realizar ciertas acciones, conocidas como el conjunto de instrucciones de la computadora.