Biden promete que Estados Unidos no se alejará de Puerto Rico azotado por tormentas


SAN SALVADOR, Puerto Rico — El presidente Joe Biden dijo el jueves que toda la fuerza del gobierno federal está lista para ayudar a Puerto Rico a recuperarse de la devastación del huracán Fiona, incluso cuando las provincias atlánticas de Bermudas y Canadá se preparaban para una gran explosión de la tormenta de categoría 4.

Hablando en una sesión informativa con funcionarios de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias en Nueva York, Biden dijo: “Estamos todos juntos en esto”.

Biden señaló que cientos de funcionarios de FEMA y otros funcionarios federales ya están en Puerto Rico, donde Fiona provocó un apagón en toda la isla.

Más del 60% de los clientes de electricidad permanecieron sin energía el jueves, y un tercio de los clientes estaban sin agua, y los funcionarios locales admitieron que no podían decir cuándo se restablecería completamente el servicio.

Biden dijo que su mensaje a la gente de Puerto Rico que todavía sufre por el huracán María hace cinco años es: “Estamos con ustedes. No nos vamos a marchar”.

Eso pareció contrastar con el expresidente Donald Trump, quien fue ampliamente acusado de una respuesta inadecuada a María, que dejó a algunos puertorriqueños sin electricidad durante 11 meses.

Se esperaba que el huracán aún tuviera fuerza de categoría 4 durante la noche cuando pase cerca de las Bermudas, donde las autoridades estaban abriendo refugios y anunciaron que las escuelas y las oficinas estarían cerradas el viernes.

Las bandas exteriores de Fiona ya estaban llegando al territorio británico a primera hora de la tarde.

Se espera que siga siendo grande y peligrosamente potente cuando llegue a las provincias atlánticas de Canadá, probablemente el viernes por la noche, como un ciclón postropical.

“Va a ser una tormenta que todos recordarán cuando todo esté dicho y hecho”, dijo Bob Robichaud, meteorólogo de preparación para alertas del Centro Canadiense de Huracanes.

Cientos de personas en Puerto Rico permanecieron aisladas por carretera cuatro días después de que el huracán azotara territorio estadounidense, y la frustración crecía para personas como Nancy Galarza, quien trató de pedir ayuda a los equipos de trabajo que vio en la distancia.

“Todos van allí”, dijo señalando a los equipos en la base de la montaña que estaban ayudando a otros que también quedaron aislados por la tormenta. “Nadie viene aquí a vernos. Estoy preocupado por todas las personas mayores en esta comunidad”.

Al menos cinco deslizamientos de tierra cubren el camino angosto a su comunidad en las empinadas montañas alrededor de la ciudad norteña de Caguas. La única forma de llegar al asentamiento es trepar por los gruesos montículos de lodo, rocas y escombros que dejó Fiona, cuyas inundaciones sacudieron los cimientos de las casas cercanas con la fuerza de un terremoto.

“Las rocas sonaron como truenos”, recordó Vanessa Flores, una conserje escolar de 47 años. “Nunca en mi vida escuché eso. Fue horrible.”

Al menos una anciana que depende del oxígeno fue evacuada el jueves por funcionarios de la ciudad que trabajaban bajo una lluvia torrencial para despejar los caminos hacia la comunidad de San Salvador.

Ramiro Figueroa, de 63 años, dijo que su padre postrado en cama de 97 años se negó a salir de casa a pesar de la insistencia de los equipos de rescate. Su camino estaba bloqueado por lodo, rocas, árboles y la camioneta de su hermana, que fue arrastrada colina abajo durante la tormenta.

Las tropas de la Guardia Nacional y otros trajeron agua, cereales, duraznos enlatados y dos botellas de jugo de manzana.

“Eso me ha ayudado enormemente”, dijo Figueroa mientras observaba el paisaje devastado, donde un río había cambiado de curso y destrozado la comunidad.

Al menos ocho de las 11 comunidades de Caguas están completamente aisladas, dijo Luis González, inspector municipal de recuperación y reconstrucción. Es uno de al menos seis municipios donde las cuadrillas aún no han llegado a algunas áreas. Las personas allí a menudo dependen de la ayuda de los vecinos, como sucedió después del huracán María, una tormenta de categoría 4 en 2017 que mató a casi 3000 personas.

Miguel Veguilla dijo que después de María usó picos y palas para limpiar los escombros. Pero Fiona fue diferente, desatando enormes derrumbes.

“No puedo arrojar esas piedras sobre mi hombro”, dijo.

Como cientos de miles en Puerto Rico, Veguilla no tiene servicio de agua ni electricidad, pero dijo que hay una fuente de agua natural cerca.

Danciel Rivera, de 31 años, llegó a la zona rural de Caguas con un grupo de la iglesia y trató de traer un poco de alegría vistiéndose de payaso.

“Eso es muy importante en estos momentos”, dijo, señalando que la gente nunca se había recuperado por completo del huracán María. “Una gran cantidad de PTSD ha asomado la cabeza en estos días”.

Sus enormes zapatos de payaso chapoteaban en el barro mientras saludaba a la gente, cuyos rostros se iluminaban cuando le sonreían.

El gobierno de Puerto Rico dijo que alrededor del 62% de los 1,47 millones de clientes seguían sin electricidad el jueves. Un tercio de los clientes, o más de 400.000, aún no contaban con el servicio de agua.

“Demasiados hogares y negocios todavía están sin electricidad”, dijo Biden en Nueva York, y agregó que equipos adicionales de servicios públicos viajarían a la isla para ayudar a restaurar la energía en los próximos días.

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, Josué Colón, dijo en conferencia de prensa que las áreas menos afectadas por Fiona deberían tener electricidad para la mañana del viernes. Pero los funcionarios se negaron a decir cuándo se restablecería la energía en los lugares más afectados y dijeron que primero estaban trabajando para llevar energía a los hospitales y otras infraestructuras clave.

Ni los funcionarios del gobierno local ni el federal proporcionaron una estimación general de los daños causados ​​por la tormenta, que dejó caer hasta 30 pulgadas de lluvia en algunas áreas.

El centro estadounidense dijo que Fiona tenía vientos máximos sostenidos de 215 kph (130 mph) el jueves. Su centro estaba a unos 495 kilómetros (305 millas) al oeste-suroeste de las Bermudas, con rumbo norte-noreste a 31 kph (20 mph).

Los vientos con fuerza de huracán se extendieron hacia afuera hasta 70 millas (110 kilómetros) desde el centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendieron hacia afuera hasta 205 millas (335 kilómetros).

El primer ministro de las Bermudas, David Burt, envió un tuit instando a los residentes a “cuidarse a sí mismos y a su familia. Recordemos todos verificar y cuidar a sus personas mayores, familiares y vecinos. Mantenerse a salvo.”

El Centro Canadiense de Huracanes emitió una alerta de huracán para extensas extensiones costeras de Nueva Escocia, Terranova y la Isla del Príncipe Eduardo.

Los huracanes en Canadá son algo raros, en parte porque una vez que las tormentas llegan a aguas más frías, pierden su principal fuente de energía. y volverse extratropical. Esos ciclones aún pueden tener vientos huracanados, pero ahora tienen un núcleo frío en lugar de uno cálido y no tienen un ojo visible. Su forma también puede ser diferente. Pierden su forma simétrica y pueden parecerse más a una coma.

Hasta ahora, se ha culpado a Fiona de al menos cinco muertes: dos en Puerto Rico, dos en la República Dominicana y una en el departamento francés de ultramar de Guadalupe.

Fiona también golpeó las Islas Turcas y Caicos el martes, pero las autoridades informaron daños relativamente leves y ninguna muerte.

———

Los periodistas de Associated Press Zeke Miller en Washington, Seth Borenstein en Nueva York, Rob Gillies en Toronto y Maricarmen Rivera Sánchez en San Juan, Puerto Rico, contribuyeron.