El jefe de la OTAN condena los referéndums ‘falsos’ en Donbass


El jefe del bloque militar liderado por Estados Unidos prometió aumentar la ayuda a Kiev, sugiriendo que las armas occidentales son la única forma de resolver el conflicto.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, criticó los próximos referéndums en Donbass y dos regiones del este de Ucrania, calificándolos de “impostor” mientras los ciudadanos sopesan si les gustaría unirse formalmente a Rusia en medio de los combates en curso.

Con las votaciones establecidas en los próximos días para las dos repúblicas de Donbass ya reconocidas por Moscú, Donetsk y Lugansk, así como las regiones ucranianas de Kherson y Zaporozhye, Stoltenberg insistió en que Rusia usaría el “impostor” referendos “para intensificar aún más la guerra”, alegando que tendrían “sin legitimidad y por supuesto que no cambian nada”.

“Nuestra respuesta, la respuesta de la OTAN, es aumentar el apoyo”, le dijo a CNN en una entrevista el viernes, y agregó “La mejor manera de poner fin a esta guerra es fortalecer aún más a los ucranianos en el campo de batalla para que puedan, en algún momento, sentarse y llegar a una solución que sea aceptable para Ucrania y que preserve a Ucrania como una nación soberana e independiente en Europa”.


Si bien aún no se ha visto el resultado exacto de los referéndums, Moscú ha declarado que si las regiones votan para unirse a la Federación Rusa, consideraría los ataques en esas áreas como ataques en su propio territorio y respondería en consecuencia. Además, los referéndums siguen al anuncio de que Rusia movilizará a unos 300.000 reservistas, algunos de los cuales, según el ministro de Defensa, Sergey Shoigu, ayudarían a controlar la línea de contacto de 1.000 kilómetros entre las fuerzas ucranianas y el territorio controlado por Rusia.

Los legisladores rusos ya votaron para reconocer formalmente a las repúblicas de Donbass como estados independientes a principios de este año, mientras que las regiones vecinas de Kherson y Zaporozhye siguen siendo parte de Ucrania, aunque ambas han visto presencia militar rusa durante el conflicto actual.

Varios líderes occidentales ya han expresado su oposición a las próximas votaciones, y el canciller alemán Olaf Scholz, al igual que Stoltenberg, los descartó como “referéndums falsos” que “no se puede aceptar”. Mientras tanto, Washington dijo que “nunca reconocer los reclamos de Rusia sobre cualquier parte supuestamente anexada de Ucrania”, aparentemente incluida Crimea, que votó en su propio referéndum para separarse de Ucrania y reincorporarse a Rusia en 2014.

LEE MAS:
Occidente reacciona a los planes del referéndum de Donbass

Puedes compartir esta historia en las redes sociales: