El Tren Maya Atraviesa Yucatán, la Gran Selva de México — Temas Globales


El Tren Maya (TM), operado por el gubernamental Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), amenaza la Selva Maya, la segunda más grande de América Latina después de la selva amazónica. sus ecosistemas y comunidades indígenas, así como cuevas y cenotes subterráneos: sumideros de agua dulce resultantes del colapso del lecho rocoso de piedra caliza que expone el agua subterránea
  • por Emilio Godoy (playa del carmen, méxico)
  • Servicio Inter Press

El megaproyecto más ambicioso del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador implica al menos 1.681 hectáreas y la tala de 300.000 árboles, según el estudio de impacto ambiental original, con una inversión que ronda hasta el momento los 15.000 millones de dólares, el 70 por ciento del costo inicialmente planeado.

La previsión es que el TM, con 21 estaciones y 14 paradas en siete rutas, comience a operar a finales de 2023 por 78 municipios de los estados del sur y sureste de Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, donde se concentran un total de 11,1 millones de personas.

En Quintana Roo existen al menos 105 cuevas inundadas de más de 1500 metros de longitud y 408 cuevas submarinas. El suelo kárstico poroso de la península representa una amenaza para el megaproyecto, que ha obligado a las autoridades a cambiar el trazado.

Además, entre Playa del Carmen y Tulum -a 61 km de distancia en el sur de Quintana Roo- existen al menos 13 cenotes.

El Tren Maya, que recorre cuatro acuíferos y 49 cuerpos de agua a lo largo de su recorrido, incluye una estación en Playa del Carmen y otra en Tulum, en el Tramo 5.

Fabiola Sánchez, activista de la organización no gubernamental Voces Unidas de Puerto Morelos, habla sobre el potencial impacto del ferrocarril en el municipio de Puerto Morelos, en Quintana Roo.

La preocupación de los ecologistas parte del Programa de Desarrollo Urbano 2020-2030, al que acusan de favorecer los intereses hoteleros e inmobiliarios, en detrimento de la participación ciudadana y la planificación sostenible, y de favorecer la creación del ferrocarril.

La deforestación y la expansión urbana pueden resultar en aguas con más sedimentos en los arrecifes frente a Puerto Morelos, mayor generación de desechos sólidos y líquidos, lixiviación y más contaminación, lo que pondría aún más presión sobre un ecosistema ya perturbado por las actividades humanas.

Los trenes transportarán miles de turistas y carga, como soja transgénica, aceite de palma y carne de cerdo, principales productos agrícolas de la región.

El gobierno mexicano promueve el megaproyecto como un motor de desarrollo social que generaría empleos, impulsaría el turismo más allá de los sitios tradicionales y dinamizaría la economía regional.

© Inter Press Service (2023) — Todos los derechos reservadosFuente original: Inter Press Service