IG informa ‘históricos’ $ 400 mil millones en fondos de desempleo de COVID perdidos por fraude y desperdicio


Por Casey Harper, (La plaza central)

Es probable que se hayan perdido hasta $ 400 mil millones en dólares de alivio de desempleo por COVID-19 debido al despilfarro y los estafadores. Los legisladores quieren respuestas.

Los republicanos del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara enviaron una carta al Departamento de Trabajo de EE. UU. exigiendo documentos e información relacionados con el fraude de desempleo.

RELACIONADO: Los cierres escolares por COVID causaron pérdidas históricas de aprendizaje para los niños, según muestra un informe del gobierno

“Desde el verano de 2020, las repetidas alertas de las agencias federales de aplicación de la ley advirtieron sobre esfuerzos dirigidos que involucran delitos cibernéticos organizados, actores extranjeros y redes criminales internacionales que utilizan identidades robadas de ciudadanos estadounidenses para obtener beneficios de desempleo fraudulentos”, decía la carta. “Las estimaciones de fraude van desde $ 80 mil millones hasta $ 400 mil millones, que es casi la mitad de toda la ayuda por desempleo de COVID-19”.

El Inspector General del Departamento de Trabajo publicó un informe en octubre que muestra que el fraude varió según el estado, pero fue significativo en todo el país.

“Descubrimos que ETA y los estados no se aseguraron de que los fondos de UI relacionados con la pandemia se pagaran solo a las personas elegibles con prontitud. De los 4 estados que probamos, desde el 28 de marzo de 2020 hasta el 30 de septiembre de 2020, estimamos que $30,400 millones de los $71,700 millones en beneficios de PUA y FPUC se pagaron indebidamente (42,4 por ciento)”, dice el informe. “Calculamos que 9900 millones de dólares se pagaron a posibles estafadores (13,8 %). En particular, en los 4 estados, 1 de cada 5 dólares pagados inicialmente en beneficios de PUA se destinó a posibles estafadores”.

El miembro de rango de medios y arbitrios Kevin Brady, republicano de Texas, y el representante Brad Wenstrup, republicano de Ohio, enviaron la carta al DOL con la pregunta: ¿cómo pudo suceder esto?

RELACIONADO: Estas son algunas de las partes más jugosas de la Corte Suprema de Nueva York que anuló el mandato de la vacuna

“La falta de una respuesta y acción suficientes por parte de la Administración hasta la fecha es decepcionante e inaceptable”, decía la carta. “Según un artículo de The Washington Post, solo se ha recuperado el 2,4 por ciento de los pagos indebidos. La transparencia es esencial porque promueve la rendición de cuentas y brinda información para el Congreso y los estadounidenses sobre lo que está haciendo el gobierno federal. El pueblo estadounidense merece un gobierno que rinda cuentas, lo cual es especialmente crítico cuando se ha producido una cantidad tan asombrosa de fraude”.

Los legisladores reservaron $2 mil millones en mayo de 2021 para ayudar a contrarrestar este tipo de fraude. Los legisladores preguntaron cómo se gastó ese dinero y qué está haciendo la agencia para recuperar estos fondos.

“La cantidad de fraude de UI es asombrosa, razón por la cual los republicanos del Congreso han buscado repetidamente información sobre los miles de millones de dólares de los contribuyentes robados debido al fraude y han trabajado para detener el modelo de ‘pagar y perseguir’ y mejorar la responsabilidad en los programas de desempleo pandémico”, dice la carta. dijo. “Hoy reiteramos nuestras solicitudes de información sobre el conocimiento de la Administración sobre el fraude de UI y lo que se está haciendo para recuperar los dólares robados”.

RELACIONADO: No es una broma: los encierros de COVID quieren una ‘amnistía pandémica’ por lo que hicieron y dijeron

El IG expuso algunas razones por las que se produjo este despilfarro y fraude.

“ETA y los estados hicieron un esfuerzo importante; sin embargo, no protegieron los fondos de UI relacionados con la pandemia de los niveles históricos de pagos indebidos”, dijo el reporte dijo. “Atribuimos esto a cuatro causas: los estados no realizaron pruebas de elegibilidad, la supervisión de ETA no fue lo suficientemente oportuna, PUA inicialmente permitió a los reclamantes autocertificar su elegibilidad y ETA suspendió 1 de sus principales herramientas de supervisión durante los primeros 3 meses de CARES Acto. Además, la interpretación de ETA de sus regulaciones obstaculizó el acceso oportuno y completo de la OIG a los datos de reclamos de UI del estado para ayudar a detectar y disuadir el fraude”.

Distribuido con permiso de The Center Square.