Lo que significará el envío de armas pesadas a Ucrania en el campo de batalla — RT Mundo


Los suministros de tanques propuestos por los países de la OTAN a Ucrania es la principal noticia de esta semana. Kiev ha estado pidiendo estas armas a sus aliados occidentales desde el comienzo de la ofensiva rusa, y parece que ahora, después de 12 meses de lucha, estas demandas se están cumpliendo.

Estados Unidos ha anunciado que enviará 31 carros de combate principales Abrams a Ucrania. En un discurso programado apresuradamente el miércoles, el presidente Joe Biden señaló que los tanques estadounidenses son complicados de operar y mantener, por lo que Estados Unidos proporcionará a Kiev “piezas y equipos necesarios para sostener eficazmente estos tanques en el campo de batalla”.


También se confirmó el miércoles que el gobierno alemán enviará tanques Leopard 2A6 de su propio stock y permitirá que otras naciones, como Polonia, transfieran tanques de fabricación alemana a Ucrania. El 14 de enero, Londres anunció planes para enviar sus Challengers 2 a Kiev, mientras que la decisión de París de suministrar vehículos franceses AMX-56 Leclerc también parece inevitable.

Los expertos y periodistas rusos se han visto envueltos en un acalorado debate sobre las diferencias entre estos tanques de batalla principales occidentales y los T-90 rusos, comparando su armadura, armas, precisión, sistemas de protección activa y pasiva, maniobrabilidad, sistemas de control de fuego, municiones, y muchos otros atributos.

Sin embargo, al final del día, estas discusiones carecen de valor práctico. El campo de batalla es la única prueba de fuego para todas las ventajas y desventajas de cualquier tipo de arma o equipo militar. Estadísticas confiables sobre el uso en combate son todo lo que se requiere para un análisis comparativo de los tanques de batalla principales modernos, si se quiere que sea creíble.

Otra cosa para recordar es que todos los tanques son vulnerables a los sistemas antitanques modernos, por lo que la pregunta es, ¿cuántos tanques de la OTAN van a llegar a Ucrania?

¿Cuántos tanques necesita Kiev?

Para simplificar los cálculos, utilizaremos una división blindada, la principal unidad estructural y táctica de las fuerzas blindadas en las antiguas repúblicas soviéticas, como nuestro criterio. Según los manuales soviéticos, una división blindada debe tener 296 tanques, 230 vehículos de combate de infantería, 54 sistemas de artillería autopropulsados, más de 2000 vehículos regulares y casi 12 000 soldados y oficiales.

¿Cuántas divisiones necesita Kiev? Al menos uno por cada uno de los tres frentes principales: en Lugansk, Donetsk y Zaporozhye. La línea de contacto en la zona de operaciones militares especiales en este momento tiene 815 km de largo, lo que hace que tres divisiones sean una cantidad demasiado modesta para marcar la diferencia, pero descartemos esto por el momento.


Alemania aprueba las entregas de tanques Leopard a Ucrania: se explican los números, los proveedores y el calendario

Tres divisiones blindadas combinadas tendrían un total de alrededor de 900 tanques. Aparte de eso, es posible que se necesite otra división blindada en el frente bielorruso, que podría sufrir combates muy duros. En caso de una escalada allí, es imprescindible una división blindada o una unidad similar en reserva, lo que aumenta el número de tanques requeridos de 300 a 1200.

Finalmente, ningún comandante en jefe puede prescindir de su propia reserva, la llamada reserva del alto mando supremo. Sin al menos una división blindada, esta reserva realmente no puede contar como tal, lo que significa otros 300 tanques para un total requerido de 1500.

Otra cosa a considerar son las probables pérdidas ucranianas durante las operaciones ofensivas. Las pérdidas medias diarias de una unidad blindada en este caso se sitúan entre el 10 y el 15%. Alrededor del 15 al 20 % de los tanques incapacitados suelen ser pérdidas irrecuperables, mientras que el resto requiere reparaciones (mantenimiento general del 30 al 50 %, reparaciones de nivel medio del 15 al 30 % y una revisión general del 10 al 20 %).

En pocas palabras, se requieren al menos otros 300 tanques para compensar las pérdidas durante las operaciones de combate. Esto nos da una cifra de 1.800 tanques, que debe considerarse un mínimo absoluto.

Estos son cálculos muy aproximados y algo simplistas, pero nos dan cifras aproximadas.

¿Cuántos tanques obtendrá Kiev?

Hasta ahora, los países de la OTAN han asignado tanques a Ucrania por docenas. Esto es sólo una fracción del mínimo hipotético.

Gran Bretaña y Polonia han prometido oficialmente una compañía blindada cada una, que consta respectivamente de hasta 14 tanques. Alemania suministrará una cantidad similar, mientras que EE. UU. está preparando el suministro de 31 armas pesadas Abrams.


Kiev está preparada para recibir baterías de misiles American Patriot.  ¿Cómo cambiará esto el campo de batalla en Ucrania?

En una reunión reciente del Grupo de Contacto de Defensa liderado por Estados Unidos en la Base Aérea de Ramstein en Alemania, funcionarios de 12 países discutieron el envío de un total de alrededor de 100 tanques a Kiev, si Berlín diera luz verde, lo que, según un informe de ABC. , lo ha hecho.

Rheinmetall también podría suministrar un total de 139 tanques a Ucrania, incluidos 88 Leopard 1 y 51 Leopard 2A4, pero el fabricante alemán admite que solo 29 de ellos podrían enviarse antes del verano de 2023.

¿Qué impacto tendrá la OTANs tanques tienen?

¿Todos estos tanques entrarán en combate pronto? Consideremos el ejemplo del M1 Abrams, que se considera uno de los símbolos del poderío militar estadounidense.

Un pequeño número de estos tanques tripulados por tripulaciones mal capacitadas y que carecen de mantenimiento a gran escala y apoyo de infraestructura de suministro probablemente arrojarían resultados negativos. No lograrán cambiar la suerte de Ucrania en el campo de batalla, mientras que las imágenes de tanques estadounidenses en llamas probablemente dañarán la opinión pública estadounidense.

Por lo tanto, una de las principales armas de Estados Unidos, el orgullo y la alegría de su industria de defensa, será humillada en el campo de batalla durante mucho tiempo. Esto es algo que el Pentágono no puede permitir que suceda bajo ninguna circunstancia.

Por lo tanto, antes de que ocurra un combate real, se deben contar con equipos de evacuación, unidades de reparación de tanques y suministros de repuestos, mientras que las tripulaciones deben recibir una capacitación superior para manejar los tanques estadounidenses.

Por último, pero no menos importante, el primer despliegue de los tanques de batalla principales de EE. UU. en Ucrania debe ir acompañado de un éxito significativo del ejército ucraniano, al menos a nivel táctico, lo que requeriría no menos de 200-300 (quizás incluso 400-500) tanques.

De lo contrario, suministrar el M1 Abrams a Ucrania no tiene sentido militar ni político. Transferirlos de una compañía (de 10 a 15 tanques) a la vez solo significaría que este equipo arderá en el campo de batalla sin tener un impacto significativo o incluso llamar la atención de nadie.


'Toda la ciudad está llena de cadáveres': cómo Ucrania sufrió una humillante derrota en Soledar tras un implacable asalto ruso

Hasta ahora, Rusia no ha tenido ningún problema significativo para lidiar con el equipo enemigo. Desde el lanzamiento de la operación militar, según el teniente general Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa ruso, las fuerzas rusas han destruido 376 aviones, 203 helicópteros, 2944 vehículos aéreos no tripulados, 402 sistemas de misiles antiaéreos, 988 MLRV y 3898 cañones de artillería de campaña. y morteros.

Así como 7.614 tanques y otros vehículos blindados.

No hay lugar para la complacencia

Es muy probable que las primeras compañías de tanques de la OTAN se utilicen como unidades de entrenamiento para las tripulaciones ucranianas, mientras que Polonia proporcionará inicialmente capacidad de mantenimiento y reparación para los tanques alemanes o estadounidenses.

Sin embargo, uno no debe pensar que el entrenamiento se prolongará durante mucho tiempo. Puede llevar solo semanas realizar un programa de entrenamiento completo, mientras que enseñar a las tripulaciones de T-64/84 a luchar en el M1 Abrams o el Leopard 2A5 podría completarse en cuestión de días.

Lo que importa en los informes sobre el suministro de tanques de Occidente a Ucrania no son los tanques en sí mismos sino la ruptura de un tabú que, hasta hace poco, impedía la transferencia de vehículos blindados pesados ​​de fabricación occidental a Ucrania.

Una vez que se rompa este tabú, hay muchas razones para suponer que, tarde o temprano, Kiev recibirá no solo los 1.800 tanques de batalla principales occidentales que tanto necesita, sino mucho más que eso.

En ese momento y tal vez incluso antes, Ucrania podrá crear una fuerza de ataque en el frente de Zaporozhye, por ejemplo. Si una fuerza como esa logra romper las defensas rusas, podría cubrir los 82 km hasta Melitopol en menos de tres días, lo que diseccionaría toda la profundidad de la defensa rusa en esta región.

Con esto en mente, las fuerzas armadas rusas deben lograr resultados políticos y militares tangibles mucho antes de que los suministros de armas occidentales alcancen su máximo potencial.