Myrtle Witbooi, que luchó por los derechos de las trabajadoras del hogar, muere a los 75 años


“La institución del servicio doméstico en sí misma constituye el sur profundo del apartheid”, escribió la socióloga Jacklyn Cock en “Maids and Madams”, un estudio publicado en 1980. “Es la expresión más cruda y oculta de la desigualdad en esta sociedad. ”

Recién en 2002 el gobierno introdujo un salario mínimo para los trabajadores domésticos. El mínimo actual es el equivalente a $1.34 por hora, pero a menudo se reduce, particularmente para los trabajadores migrantes de otros estados africanos.

Myrtle Michels nació el 31 de agosto de 1947 en el pequeño pueblo de Genadendal, al este de Ciudad del Cabo, la ubicación de una de las estaciones misioneras cristianas más antiguas de Sudáfrica. Su madre, María, era cocinera y su padre, Johannes, era carpintero.

Se casó con Cedric Francois Witbooi, un técnico eléctrico, en 1973. Su matrimonio se rompió en la década de 1980, dijo, debido a su laboriosa labor como delegada sindical en una fábrica después de dejar el empleo doméstico. El Sr. Witbooi murió hace unos 20 años, según el Dr. Fish.

A la Sra. Witbooi le sobreviven tres hijos, Jacqui Michels, Linda Johnson y Peter Witbooi, y tres nietos.

La parte más difícil de su trabajo, dijo una vez, era la presión sobre su familia.

“Lo que nos duele es que nos separen de nuestros hijos”, dijo. “También es como si sintieras que no perteneces a ningún lado, incluso entre tu propia gente”.

En ocasiones, su trabajo sindical se vio obstaculizado por desafíos financieros y organizacionales. El Sindicato de Trabajadores Domésticos de Sudáfrica se disolvió en 1996, sucumbiendo a “dificultades financieras y desacuerdos entre los líderes”, escribió Debbie Budlender, autora e investigadora de la Universidad de Ciudad del Cabo, en un artículo para la Oficina Internacional del Trabajo en Ginebra en 2016.