Raro meteorito antártico es uno de los más grandes jamás encontrados


La Antártida es el lugar perfecto para ir a la caza de meteoritos, ya que las rocas espaciales se destacan en los amplios campos de hielo, y los investigadores han encontrado una nueva cosecha.

Espacio


24 enero 2023

El meteorito probablemente se originó en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

María Valdés

Investigadores en la Antártida han recuperado un raro meteorito grande en el hielo. Con un peso de 7,6 kilogramos, es una de las rocas espaciales más grandes jamás descubiertas en el continente.

El clima frío y seco de la Antártida preserva cuidadosamente cualquier meteorito que aterrice, mientras que un fondo blanco uniforme y glaciares activos agitan antiguas rocas espaciales enterradas bajo el hielo, lo que la convierte en uno de los mejores lugares para encontrar meteoritos. En los últimos cien años, se han encontrado más de 45.000 meteoritos en la Antártida, la mayoría de los cuales han sido micrometeoritos, que van desde decenas a cientos de gramos.

Maria Schönbächler de ETH Zurich en Suiza y sus colegas descubrieron cinco nuevos meteoritos durante una expedición cerca de la estación de investigación Princess Elisabeth Antarctica en diciembre del año pasado. Esto fue durante el verano de la Antártida, cuando las temperaturas eran relativamente cálidas -10°C (14°F).

Para encontrar el meteorito, Schönbächler y su equipo analizaron imágenes satelitales utilizando un modelo de aprendizaje automático e identificaron cinco regiones heladas que estaban relativamente libres de nieve, que de otro modo podrían haber cubierto los meteoritos. Exploraron las cinco regiones sistemáticamente en motos de nieve, pero solo una contenía meteoritos. “Para ser honesto, encontrar uno tan grande es un poco de suerte”, dice Schönbächler.

Si bien el meteorito aún no se ha analizado, parece ser una condrita común, dice Schönbächler, que es el tipo más común. Estos objetos contienen el material más antiguo del sistema solar y probablemente se originaron en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

El equipo ahora enviará el meteorito a Bélgica, en una caja fría para evitar la descongelación que podría dañar su delicada estructura química, para su posterior análisis.

“No solemos encontrar demasiados meteoritos en la Antártida que sean tan grandes como este”, dice Ashley King en el Museo de Historia Natural de Londres. “Cuantos más meteoritos tengamos, más muestras tendremos disponibles para estudiar y aprender sobre el sistema solar primitivo”.

Suscríbase a nuestro boletín gratuito de Launchpad para un viaje a través de la galaxia y más allá, todos los viernes

Más sobre estos temas: