Rusia acusada de ‘secuestrar’ al jefe de la planta nuclear de Ucrania


Kyiv, Ucrania — Las fuerzas rusas vendaron los ojos y detuvieron al jefe de la planta nuclear más grande de Europa, dijo el sábado el proveedor de energía nuclear de Ucrania, reavivando los temores latentes sobre la seguridad de la planta.

El presunto secuestro del viernes aparentemente tuvo lugar poco después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, intensificó su guerra en Ucrania y la llevó a una nueva y peligrosa fase al anexar cuatro regiones ucranianas que Moscú controla total o parcialmente y aumentar las amenazas de fuerza nuclear.

En un posible intento de asegurar el control de Moscú sobre el territorio recién anexado, las fuerzas rusas capturaron al director general de la planta de energía nuclear de Zaporizhzhia, Ihor Murashov, alrededor de las 4 pm del viernes, dijo la compañía nuclear estatal ucraniana Energoatom.

Putin firmó el viernes tratados para absorber las regiones de Luhansk, Donetsk, Kherson y Zaporizhzhia de Ucrania, incluida el área alrededor de la planta nuclear.

Energoatom dijo que las tropas rusas detuvieron el auto de Murashov, le vendaron los ojos y luego lo llevaron a un lugar no revelado.

“Su detención por (Rusia) pone en peligro la seguridad de Ucrania y la planta de energía nuclear más grande de Europa”, dijo el presidente de Energoatom, Petro Kotin, exigiendo la liberación inmediata del director.

Rusia no reconoció de inmediato la captura del director de la planta.

La Agencia Internacional de Energía Atómica dijo el sábado que Rusia le dijo que “el director general de la planta de energía nuclear de Zaporizhzhia fue detenido temporalmente para responder preguntas”. El OIEA, con sede en Viena, no dio más detalles de inmediato.

La planta de energía se ha visto atrapada repetidamente en el fuego cruzado de la guerra en Ucrania. Los técnicos ucranianos continuaron operando la central eléctrica después de que las tropas rusas la tomaran. Su último reactor se cerró en septiembre como medida de precaución debido a que los constantes bombardeos cerca dañaron las líneas de transmisión eléctrica a la planta.

La planta es un trofeo estratégico para Rusia y ha generado preocupación mundial como la única planta nuclear atrapada en la guerra moderna. Los combates activos en las cercanías significan que es poco probable que vuelva a producir electricidad pronto, incluso si Rusia instala su propia gestión.

Es como un pueblo en sí mismo, con unos 11.000 trabajadores antes de la guerra. Si bien muchos han huido en medio de los combates, otros se han quedado para garantizar la seguridad de sus materiales y estructuras radiactivos.

Los portavoces de Energoatom dijeron a The Associated Press el sábado que los empleados de la planta de energía de Zaporizhzhia se ven obligados a presentar solicitudes para informar a Rosatom, el gigante de energía nuclear estatal de Rusia que opera plantas nucleares rusas.

Murashov estaba en contra de entregar la planta de Zaporizhzhia a Rosatom, pero los portavoces de Energoatom no pudieron confirmar que ese fuera el motivo de su secuestro.

Murashov tuvo acceso a los códigos de seguridad, coordinó todo el trabajo en la planta, se aseguró de que se siguieran los protocolos e informó a Kyiv, según los portavoces de Energoatom. Las autoridades ucranianas lo designaron para dirigir la planta varios días antes de que las tropas rusas entraran en Ucrania.

Sin embargo, Energoatom dijo que no ha perdido las conexiones con la planta y que todos los parámetros importantes de su trabajo aún se están informando a Kyiv.

———

Karmanau informó desde Tallin, Estonia.

———

Siga todas las historias de AP sobre la guerra en Ucrania en https://apnews.com/hub/russia-ukraine.