Tribunal de Hong Kong condena al cardenal Zen y a otros 5 por fondo


HONG KONG — Un cardenal católico de 90 años y otras cinco personas fueron multados en Hong Kong luego de ser declarados culpables el viernes por no registrar un fondo ahora desaparecido que tenía como objetivo ayudar a las personas arrestadas en las protestas generalizadas hace tres años.

El cardenal Joseph Zen, obispo jubilado y defensor de la democracia de la ciudad, llegó a la corte vestido de negro y usaba un bastón. Fue arrestado por primera vez en mayo bajo sospecha de colusión con fuerzas extranjeras en virtud de una Ley de Seguridad Nacional impuesta por Beijing. Su arresto conmocionó a la comunidad católica, aunque el Vaticano solo declaró que estaba siguiendo de cerca el desarrollo de la situación.

Si bien Zen y otros activistas en el juicio aún no han sido acusados ​​de cargos relacionados con la seguridad nacional, fueron acusados ​​de no registrar correctamente el Fondo de Ayuda Humanitaria 612, que ayudó a pagar los honorarios médicos y legales de los manifestantes arrestados a partir de 2019. Cesó operaciones en octubre de 2021.

Zen, junto con la cantante Denise Ho, el erudito Hui Po Keung, los exlegisladores a favor de la democracia Margaret Ng y Cyd Ho, fueron fideicomisarios del fondo. Cada uno fue multado con 4.000 dólares de Hong Kong (512 dólares). Un sexto acusado, Sze Ching-wee, era el secretario del fondo y fue multado con 2500 dólares de Hong Kong (320 dólares).

La Ordenanza de sociedades exige que las organizaciones locales se registren o soliciten una exención en el plazo de un mes a partir de su establecimiento. Aquellos que no lo hicieran se enfrentarán a una multa de hasta 10.000 dólares de Hong Kong (1.273 dólares), sin pena de cárcel, en la primera condena.

Al emitir el veredicto, el magistrado principal Ada Yim dictaminó que el fondo se considera una organización que está obligada a registrarse, ya que no tenía fines puramente benéficos.

La Ley de Seguridad Nacional ha paralizado el movimiento a favor de la democracia de Hong Kong desde su promulgación en 2020, con muchos activistas arrestados o encarcelados en la ciudad china semiautónoma. Hong Kong, una antigua colonia británica, volvió al dominio de China en 1997.

El impacto de la ley también ha dañado la fe en el futuro del centro financiero internacional, con un número creciente de jóvenes profesionales respondiendo a la reducción de las libertades emigrando al extranjero.