Voto del referéndum de independencia de Escocia bloqueado por la Corte Suprema del Reino Unido


Londres
CNN

La Corte Suprema de Gran Bretaña dictaminó que el gobierno de Escocia no puede celebrar unilateralmente un segundo referéndum sobre la secesión del Reino Unido, en un golpe a los activistas por la independencia que será bien recibido por el establecimiento pro-sindical de Westminster.

El tribunal rechazó por unanimidad un intento del Partido Nacional Escocés (SNP) de forzar una votación el próximo octubre, ya que no contó con la aprobación del parlamento británico.

Pero es poco probable que la decisión detenga el acalorado debate sobre la independencia que se ha cernido sobre la política británica durante una década.

Escocia celebró por última vez una votación sobre el tema, con la aprobación de Westminster, en 2014, cuando los votantes rechazaron la perspectiva de la independencia por un 55% contra un 45%.

No obstante, el SNP independentista ha dominado la política al norte de la frontera en los años intermedios, a expensas de los grupos sindicales tradicionales. Los sucesivos líderes del SNP se han comprometido a dar a los votantes escoceses otra oportunidad de votar, especialmente desde que el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea en 2016.

El último impulso de la líder del SNP, Nicola Sturgeon, involucró la celebración de un referéndum consultivo a fines del próximo año, similar a la encuesta de 2016 que resultó en Brexit. Pero el tribunal supremo del país acordó que incluso una votación no legalmente vinculante requeriría la supervisión de Westminster, dadas sus implicaciones prácticas.

“Un referéndum celebrado legalmente tendría importantes consecuencias políticas en relación con la Unión y el Parlamento del Reino Unido”, dijo Lord Reed mientras leía la sentencia del tribunal.

“Fortalecería o debilitaría la legitimidad democrática de la Unión y de la soberanía del Parlamento del Reino Unido sobre Escocia, según el punto de vista que prevaleciera, y apoyaría o socavaría las credenciales democráticas del movimiento independentista”, dijo.

Sturgeon dijo que aceptó el fallo el miércoles, pero trató de enmarcar la decisión como otro pilar en el argumento a favor de la secesión. “Una ley que no permite que Escocia elija su propio futuro sin el consentimiento de Westminster expone como un mito cualquier noción del Reino Unido como una asociación voluntaria y presenta (un) caso” a favor de la independencia”, escribió en Twitter.

Ella acusó al gobierno británico de “negación absoluta de la democracia” en un discurso a los periodistas más tarde el miércoles.

Sturgeon dijo que su próximo paso en su esfuerzo por lograr una votación será marcar las próximas elecciones generales británicas, programadas para enero de 2025 a más tardar, como un referéndum por poderes en Escocia sobre qué curso tomar.

Pero el primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, anunció el “fallo claro y definitivo” de la corte como una oportunidad para dejar atrás el debate sobre la independencia. “El pueblo de Escocia quiere que trabajemos para solucionar los principales desafíos que enfrentamos colectivamente, ya sea la economía, el apoyo al NHS o, de hecho, el apoyo a Ucrania”, dijo en el Parlamento.

Las encuestas de opinión sugieren que los escoceses siguen estando estrechamente divididos sobre si romper con el Reino Unido, y que aún no ha surgido un consenso claro en cualquier dirección.

Inglaterra y Escocia se han unido en una unión política desde 1707, pero muchos escoceses se han enfadado durante mucho tiempo por lo que consideran una relación unilateral dominada por Inglaterra. Históricamente, los votantes escoceses han rechazado al gobernante Partido Conservador en las urnas y votaron fuertemente, pero en vano, en contra del Brexit, intensificando los argumentos sobre el tema en la última década.

Desde 1999, Escocia ha tenido un gobierno descentralizado, lo que significa que muchas decisiones, pero no todas, se toman en el Parlamento escocés dirigido por el SNP en Holyrood, Edimburgo.